Nintendo: una historia de innovación que comenzó a fines del siglo XIX

20 Enero, 2017 / Artículos
social-entrepreneurship+1

Aunque los orígenes de Nintendo remitan al clásico Family Game y el Game Boy, su historia echa raíces hacia finales del siglo XIX. La compañía japonesa no realizaba allí por 1889 muñecos de madera de Mario Bros, pero sí se dedicaba al entretenimiento con la confección de cartas Hanafuda -naipes tradicionales de Japón-. Desde aquel entonces hasta hoy pasaron muchas cosas: éxitos como la NES, Nintendo 64, Wii, juegos icónicos y tecnologías que la industria adoptó luego como estándares, pero también algunos fracasos que le hicieron pagar caro su afán innovador. El camino de Nintendo fue largo, estuvo plagado de sorpresas, y tuvo recién en los 70 un giro hacia la industria de los videojuegos.

Desde el aspecto cultural, es dueña de una de las caras más reconocidas del mundo: Mario Bros, quizás la franquicia más exitosa de videojuegos de la historia. Pero los orígenes de la compañía se remontan a la Kyoto de fines de 1800. Fundada por Fusajiro Yamamuchi, la empresa comenzó como un pequeño emprendimiento que fabricaba a mano los mazos de cartas. Se volvieron tan populares que el emprendedor debió contratar asistentes para satisfacer la demanda del público nipón, loco por sus barajas.

A partir de mediados del siglo XX, y luego de haber atravesado dos guerras mundiales y la Gran Depresión, la empresa empezó a experimentar: tuvo en 1963 una empresa de taxis, “Daiya”, que terminó por vender luego de tener problemas con los sindicatos de taxis. También llegó a tener “hoteles del amor” y una compañía de TV. Fue entonces cuando, en 1966, Nintendo se metió en la industria del juguete, produciendo algunos populares de Estados Unidos como Love Tester y Ultra Machine. El sendero empezaba a marcarse.

Uno de los grandes responsables de que Mario Bros se convirtiera en un ícono cultural fue Shigeru Miyamoto, creador del entrañable fontanero y de otras franquicias. Entre ellas, el exitoso Donkey Kong. Cuando era apenas un joven estudiante, Miyamoto inventó en 1981 el juego que revolucionó los arcades, donde un mono tiraba barriles y Mario (“Jumpman”, en el juego), debía ir superando los obstáculos. Con una premisa simple, Donkey Kong conquistó el corazón de millones de personas en Estados Unidos y en Japón, y fue la primer gran impresión que Nintendo le dio al mundo. “Nintendo no tiene errores de diseño. Cualquier juego de Nintendo, desde Game Boy para acá, son manuales de diseño. Esta gente entendió, desde hace muchos años, que un juego es un sistema de motivación”, explica a Clarín Durgan.

Recorrer las consolas de Nintendo es volver sobre los pasos de sus innovaciones más grandes. Aquellas que hicieron al mundo de videojuegos tal y como hoy lo conocemos. Y, para muchos, recordar con nostalgia algunos hitos del mundo del los juegos que quedaron para siempre en la memoria.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

 

FUENTE

 

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar