3 malos hábitos a la hora de emprender

30 Enero, 2017 / Artículos
emprenddimiento

Qué hacer para que quienes se sumen a la iniciativa personal tengan un éxito duradero? Modificar los malos hábitos y concepciones erradas, que obstaculizan en impulso al emprendimiento.

  1. No obnubilarse con la tecnología. Existe la errada identificación de emprendimiento con innovación digital. La cultura de las Apps o aplicaciones domina el entorno emprendedor y absorbe gran parte del soporte financiero y de organismos de asesoría.

El resultado es que muchos emprendimientos no digitales y con potencial de éxito no despegan, viendo con frustración que el apoyo pasa por la vereda del frente.

  1. La cultura de la inmediatez, que lo impregna todo. Muchos emprendedores caen en la ansiedad de esperar resultados rápidos, exhibiendo poca tolerancia a la frustración y las innumerables respuestas negativas a las que seguramente deberán hacer frente antes de obtener resultados.

 

  1. Desaprovechar un espacio de tanto potencial como los cowork. Se instalan en barrios de moda, crean un ambiente juvenil y atractivo, pero se convierten en negocios inmobiliarios de arriendo de lugar de trabajo, donde frecuentemente escasea la colaboración real entre emprendedores y mentores guía.

 

Si queremos impulsar la iniciativa personal, debemos replantear la cultura del emprendimiento y el respaldo que reciben.

 

Es necesario ampliar la comprensión de emprendimiento, dado que no es sólo digital. La asesoría y apoyo financiero también debe llegar a productos tangibles, al negocio viejo que busca revitalizarse o al servicio que da solución a nuevos problemas de la sociedad.

 

El emprendedor tiene que comprender que debe dedicar esfuerzo, trabajo duro, planificación, tolerancia a la negativa y persistencia en el tiempo.

 

Debe comprender que las planificaciones son solo una guía. Porque si nos apegamos a las planificaciones perdemos plasticidad frente a un mundo dinámico y cambiante, y desde ahí seguramente perderemos oportunidades.

 

Asimismo, los cowork de emprendimiento deben tener efectivamente un sello colaborativo. Convertirse en un espacio donde los emprendedores puedan conversar sus experiencias, inspirarse juntos y cooperar de modo efectivo. En estos espacios todas las preguntas deben ser legítimas, abriendo un mundo de posibilidades y expandiendo la creatividad y la innovación.

 

Estos espacios deben estar basados en el respeto, y en una dinámica horizontal donde nadie se sienta superior. Es básica la presencia de mentores guía dedicados que aconsejen y monitoreen cada etapa del proyecto, exijan planes, metas y ajustes de táctica cuando no se alcanzan, e incluso tengan la sinceridad para detener o reformular completamente un proyecto cuando se vislumbra que puede conducir al fracaso.

 

Los emprendedores, así, navegarán con la orientación y apoyo que necesitan para llevar adelante los sueños con los que están comprometidos, pues detrás de cada empresa no sólo hay un cálculo monetario, sino un sueño personal que busca ser realizado.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

 

FUENTE

 

 

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Etiquetas:, , , , ,

Te puede interesar