Curiosidad y miedo, los motivadores para innovar

19 Marzo, 2018 / Artículos
objetivo

Cuando la firma proveedora de tecnologías de información Kio Networks comenzó en 2002, algunos allegados a Sergio Rosengaus ponían en duda el crecimiento de su empresa pues se enfrentaba a gigantes dentro del sector.

Sin embargo, su clave alcanzar el éxito fue tener confianza y, al mismo tiempo, generar ésta misma en los clientes para posicionarse como una opción; actualmente, su compañía es el mayor operador de centros de datos de última generación en Latinoamérica.

 

“Pensamos que (lo mejor) viene de afuera y no vemos que en México también existe capacidad para desarrollar tecnología. Todos los emprendedores tienen arrojo y luego miedo. (…) Los sistemas de las organizaciones son como los hijos, los dejan con la empresa que genere confianza, ese es el principal componente”, comentó Rosengaus, fundador y CEO de Kio Networks, durante la Master Class 2018 de las 30 promesas Forbes.

Para el empresario existen cuatro motivadores que impulsan la innovación: la curiosidad, la cual brinda el deseo de encontrar respuestas; el miedo extraordinario, que produce riesgos extraordinarios; la intención de crear riqueza, mejor ejemplificada con la industria de capital de riesgo; y la trascendencia, que es la necesidad de que la vida tenga significado.

Hace más de 15 años, la firma tecnológica empezó con un cliente corporativo, mientras que hoy ya cuenta con 2,000 en ese rubro y 80,000 en Pymes.

Con capital de la empresaria María Asunción Aramburuzabala, Kio Networks comenzó con personas universitarias recién egresadas. Al 2016, la firma contaba con más de 2,300 ingenieros.

Como emprendedores, “hay que tener en mente que no se trata de la tecnología, se trata de los pocos que se dan cuenta de cómo la gente quiere usar esa tecnología y hay que entenderla correctamente, con una nueva y mejor forma de hacer las cosas”, comentó Rosengaus.

La tecnología tiene bondades muy grandes, añadió, entre ellas que libera recursos y cambia la escasez por abundancia.

El empresario recomendó que, aunque una empresa crezca, nunca debe perder las características de una startup, como la operación que da soluciones rápidas, con agilidad, sin horarios, así como la atracción y retención del mejor talento, por medio de realizar los ajustes que sean necesarios en las estructuras para que la gente siempre tenga nuevos retos.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

FUENTE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar