Desafíos para una compañía sustentable

30 Septiembre, 2016 / Artículos
orig (3)

En el entorno actual de gran velocidad de cambio y desafío constante de los paradigmas tradicionales, es ineludible preguntarse: ¿cómo se podría “uberizar” mi industria y de un momento a otro dejarnos obsoletos?, ¿qué debo hacer para aumentar la probabilidad de que mi compañía lidere el cambio y asegure su sustentabilidad?, ¿cómo creo valor a largo plazo y qué debo hacer en el corto plazo?

En nuestra experiencia apoyando a organizaciones a diseñar e implementar transformaciones que fortalezcan la sustentabilidad del negocio en el tiempo, hemos identificado seis temas críticos de abordar:

  1. Sustentabilidad con una mirada integral centrada en el negocio. El primer desafío es cambiar el paradigma actual y entender sustentabilidad como un concepto integral de la compañía y del negocio. Hemos visto muchos controladores, directores y ejecutivos que, al hablar de sustentabilidad, siguen pensando bajo el paradigma tradicional que incorpora dimensiones “separadas del negocio”, como seguridad laboral, medioambiente o relación con la comunidad, pero que excluye temas como innovación, reputación o talento, pilares esenciales para la sustentabilidad del negocio en el largo plazo. Es clave pensar en un modelo integral cuyas dimensiones sean explícitas, se interconecten entre sí y sean parte activa de cómo el negocio creará valor en el tiempo.

  1. Tener una aspiración inspiradora y ambiciosa que genere sentido de propósito a la organización. La aspiración -una visión de futuro- es el primer paso en la definición de cualquier estrategia. No obstante, en muchas ocasiones observamos cómo este primer paso elemental no existe o bien no es compartido o visible por todos en la organización. La definición de la aspiración parte desde el más alto nivel en una organización (dueños, directorio y equipo ejecutivo) y debe permear hacia el resto. Debe ser ambiciosa y conectar con el propósito y razón de ser de la compañía, para así constituirse en fuente de inspiración que movilice a los trabajadores hacia su logro.

Comúnmente observamos empresas que restringen su aspiración a metas que podrán cumplir con certeza y cuya ruta de consecución conocen en detalle, pero esto no les permite salir de su zona de confort y lograr su crecimiento potencial o adaptarse a nuevas condiciones del entorno.

  1. Tener un líder visible, generalmente el CEO, con convicción para sostener los cambios. Para avanzar en alcanzar la aspiración se requiere de un liderazgo potente e inspirador, con capacidad de movilizar a la organización hacia el cambio y, por sobre todo, convencido del lugar al que se quiere llegar. Un líder con una visión clara, capaz de convocar y co-construir con los equipos la hoja de ruta para avanzar de manera exitosa hacia el logro de la aspiración, y de configurar un equipo de liderazgo que se complemente en sus capacidades y estilos de gestión.

  1. Revisar y garantizar las capacidades críticas y organizativas en los equipos. Para llevar a cabo la estrategia definida es necesario contar con el equipo y las capacidades requeridas para su ejecución. Debemos cuestionar continuamente las capacidades internas y fortalecer los equipos para garantizar una cultura de innovación, colaboración y conexión entre stakeholders internos y externos quienes, siendo parte del ecosistema de la compañía, pueden contribuir mucho a su desarrollo. Se requieren organizaciones más planas, con menos jerarquías; empresas más interconectadas, que se anticipan y adaptan a mayor velocidad a los cambios.

  1. Tener una relación continua con los principales stakeholders y adaptarse de ser necesario. La velocidad de los cambios hace que las organizaciones tengan un dinamismo vertiginoso y, a su vez, las obliga a comprender su entorno permanentemente para mantenerse vigentes. En este contexto, pasar de mantener una comunicación con los principales stakeholders internos y externos a tener una relación y colaboración para incorporar su input es fundamental. La fluidez y monitoreo con ellos es clave para validar y/o ajustar el camino a seguir para alcanzar la aspiración definida. La relación fluida y constante genera confianza y construye los lazos necesarios para que, incluso cuando hay “malas” noticias, estas sean percibidas de buena manera.

  1. Asegurar impacto concreto en el corto plazo. Es clave definir un plan con metas y métricas concretas para cada dimensión de la sustentabilidad en un marco acotado de tiempo -que dependerá de la industria de que se trate- y alineadas direccionalmente con la aspiración. Hay que movilizar a la organización, priorizar iniciativas, definir liderazgos, alinear incentivos y comenzar a cambiar las formas de trabajo. Asegurar éxitos tempranos facilita la transformación y fortalece la sustentabilidad.

Implementar una estrategia sustentable es ciertamente un gran desafío. No obstante, en el mundo de hoy es también un desafío ineludible. Tener una mirada integral de la sustentabilidad, así como una organización flexible que adapte su camino en el tiempo para alcanzar su aspiración, son requisitos clave para constituirse en una empresa sustentable. Sin embargo, estas características críticas no son elementos que se observen con frecuencia en las organizaciones en Chile ni tampoco en las políticas públicas que rodean a las empresas.

¿Cómo ve a su organización en este aspecto? ¿Existe una mirada integral que aborda las distintas dimensiones clave y las conecta con el negocio? ¿Han definido una aspiración movilizadora? ¿Cuentan con las capacidades internas necesarias para el logro de la aspiración? ¿Mantienen una adecuada colaboración y relación con su entorno?

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

FUENTE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar