El ABC de Google para la empresa ‘online’  

4 Julio, 2017 / Artículos
Google

La multinacional analiza las consecuencias a efectos prácticos para los negocios de no tener sus canales ‘online’ totalmente optimizados para sus usuarios. Esto implica una adaptación a los diferentes dispositivos, con especial consideración hacia el teléfono móvil, y especial atención a la velocidad de carga de las webs.

 

Hasta la friolera de 150 veces, y esto al día, miran el móvil los ciudadanos en España. Entre desbloqueo y bloqueo de nuevo, transcurren de media de 30 segundos hasta un minuto y medio. Así lo reflejaba la semana pasada Javier Saavedra, director de las industrias de banca y seguros de la Mobile iniciative Leader en España y Portugal, durante la introducción que realizaba en el Google Mobile Lab que se celebraba en el Macba en Barcelona.

 

La jornada transcurrió entre hábitos de los usuarios, claves, técnicas y consejos prácticos para todos aquellos emprendedores que querían mejorar su posicionamiento entre las herramientas de Google. Y es que, a día de hoy, lo de tener una página web adaptada al móvil en la que ofrecer servicios, ya no es suficiente.

 

En una amalgama de datos contextuales, los expertos refirieron que más del 50% de los usuarios internet abandonará una página web de una empresa si el tiempo de carga supera los tres segundos. Y tres, dos, uno… resulta que, además, es poco probable que los usuarios insatisfechos con la velocidad de carga de una web móvil repita una compra a través de la misma web. O lo que es lo mismo, que el 79% de usuarios que ha vivido una experiencia negativa serán más reacios a volver a visitar esta página. Como se deduce, la velocidad de carga y la relevancia de la información en las webs toma un papel crucial.

 

Lo explicaba Olga Nozal, Mobile UX Manager de Google, que a modo de conceptos básicos inducía tres pilares para medir el impacto de un negocio en internet: la susodicha velocidad de carga, el número total de peticiones y el peso de la página. Y es que este último acostumbra a constituir el principal problema. Cuando, tanto el contenido de la web como las imágenes presentan un tamaño demasiado alto; cabe esperar que la velocidad de carga de la misma sea considerablemente lenta. «No es necesario renunciar a la calidad en las imágenes», se detiene Nozal que en un ejemplo comparativo muestra como es imperceptible para el ojo humano aquella imagen que, en plataforma móvil, muestra una calidad menor.

 

Sus consejos pasan por incrementar la comprensión en las imágenes, sin problema de que se haga de forma automática. En segundo lugar, optimizar las imágenes que se encuentran por encima de la línea de flotación de la página, es decir, la mitad superior de la pantalla y que todos los filtros Javascript se encuentren en ratios inferiores a los 5 MB.

 

Entran aquí en juego las denominadas páginas aceleradas. Su tiempo de carga ronda una media de 0,7 segundos. Una experiencia que el usuario percibe como instantánea. Su velocidad se multiplica por cuatro mientras disminuye en diez veces la calidad de los datos.

Marta Zaratín, High-Touch Associate Account Strategist y Elena Uribe, Account Strategist de Google se centraron en cómo realizar una conversión los distintos dispositivos. Para introducirlo, una pregunta al aire: ¿Qué pasaría en un mundo sin móvil?. Entienden la transformación que ha supuesto y la forma en la que, radicalmente, ha transformado los hábitos del consumidor. «Nos ha revolucionado la vida de manera subversiva», dice Zaratín.

En este sentido, incidieron en la importancia para el negocio de realizar la conexión que sigue el usuario entre sus dispositivos a la hora de planificar sus campañas. «Hay multitud de movimientos con dispositivos distintos. No sabemos como conectarlos para que las interactuaciones encajen, tengan sentido y cuenten una historia. En definitiva, crear el puzzle completo», apunta Uribe.

 

En este contexto, ya no sirve hacer un seguimiento de los resultados sino de todo lo que afecta al negocio: se llame web, se llame redes sociales e incluso anuncios. El primer paso es una conversión hacia el multidispositivo y teniendo en cuenta los informes que indican los principales recorridos que realizan los usuarios.

 

De hecho, ambas expertas hicieron hincapié en dar importancia a las rutas de navegación en caso de tratarse de una tienda online. «Se trata de optimizar el camino de compra de forma visual, fácil y automática».

 

El caso práctico lo puso sobre la mesa Guillem Sanz, CEO de Bebitus. La tienda online de productos de bebé comenzó a experimentar hará unos años un descenso de la facturación en el canal online. «Teníamos 45 millones de euros de facturación. Nos iba muy bien».

Tras varias comeduras de cabeza y un viaje a Dublín para someterse a un análisis más profundo de la multinacional encontraron que el problema estaba en que los usuarios había dado un salto a la plataforma móvil y ellos ni la tenían optimizada.

 

 

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

 

FUENTE

 

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Etiquetas:, , , , ,

Te puede interesar