El auge del gerente de innovación

14 Septiembre, 2016 / Artículos

Salir del statuo quo, mejorar los procesos de producción para agregar valor a los clientes y diferenciarse de la competencia es vital en muchas organizaciones en un contexto en el que los cambios corren rápido. Para alcanzarlo, la innovación es la clave, según repiten empresarios y consultores.

Para la investigación y desarrollo de nuevos productos, algunas empresas uruguayas tienen departamentos o áreas de investigación y desarrollo. Este podría considerarse el paso previo a las áreas de innovación, que han empezado a aparecer ahora en Uruguay con una nueva figura: el gerente de innovación. A la hora de elegir a quien gestionará las ideas y, con ayuda de un equipo, logrará ejecutarlas, habrá que considerar que esa persona conozca en profundidad el funcionamiento del negocio, sea líder y, lo más importante, piense diferente y cuestione lo establecido.

Según el gerente de Recursos Humanos de KPMG, Federico Kuzel, las empresas que no generan un espacio para que sus empleados tengan un lugar para pensar diferente, propician que la abandonen y formen su propia empresa. Las compañías “Empiezan a darse cuenta de que no es necesario ejecutar ideas innovadoras fuera de la oficina, sino que es posible intraemprender y dedicar tiempo al desarrollo de las ideas”, dijo.

Innovar no solo implica invertir económicamente en la creación de un área –si la empresa no contaba con ella antes–, sino que es necesario dedicar tiempo para la planificación y el desarrollo de la idea. En ocasiones, las empresas más tradicionales, que no nacieron con la tecnología como la base de su negocio, son reacias a decidir que una persona se dedique exclusivamente al desarrollo de nuevas ideas y eso, según Kuzel, es el principal obstáculo para la disrupción. “En general, si algo funciona, el uruguayo lo deja así, aunque se pueda mejorar y finalmente dar más ganancias”, comentó el consultor.

Apoyo estatal

Para fomentar la innovación en las empresas uruguayas, la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) implementó un programa dirigido a la contratación de profesionales dedicados a la innovación empresarial. La ANII financia hasta el 65% del costo mensual de hasta tres personas por empresa por un plazo máximo de 24 meses a las que se presenten al llamado de ventanilla abierta.

La gerenta de Operaciones de ANII, Sara Goldberg, comentó que la idea es que sean personas que dediquen la mayor parte de su tiempo a pensar en nuevos productos y procesos, cómo encontrar valor agregado y mejorar los productos y servicios. “Dependiendo del grado de formación de las personas, es el distinto tipo de financiamiento que tienen”, amplió. La idea central de este financiamiento, según Goldberg, es lograr que una persona sea la responsable de llevar la innovación de la empresa en sus hombros.

“Sabemos que la financiación puede ser un límite para una compañía que quiere innovar, y esta herramienta hace que las empresas se animen”, insistió.

Compromiso

Para el director de ANII, Fernando Brum, para llegar a incorporar un área de innovación en las empresas, es necesario que la alta gerencia esté decidida a transitar por ese camino de errores, aciertos y lentos resultados. “El compromiso de la dirección, en lo primero que se manifiesta es en la inversión en personal y en las herramientas necesarias”, aseveró Brum. Para el jerarca, apoyar la innovación y la investigación y desarrollo es central para competir en cualquier área de negocio.

Las consecuencias de no contar con una persona especializada serán visibles en algunos años, cuando la velocidad de los cambios de los competidores que sí desarrollaron nuevas ideas los supere.

“Las que no están innovando en algún momento van a sentir la presión del mercado y la salida será modificar la estandarización de los procesos”, sintetizó Brum.

Por su parte, el director de Advice, Federico Muttoni, entiende que una empresa puede innovar de dos maneras distintas: realizar un pequeño cambio en la forma de hacer las cosas o llegar a una disrupción, planteando un nuevo paradigma en el negocio. Para lograr cualquiera de los dos tipos, es necesario que el gerente de innovación trabaje de forma transversal con todas las áreas de la compañía.

“La empresa tiene que generar una cultura de la innovación que atraviese todos los departamentos, con respaldo de la alta dirección y logrando que todos los colaboradores se sumen al proceso”, especificó Muttoni.

El director de Ariceta Consultores, Fernando Ariceta, vaticinó que es probable que en un futuro no muy lejano la gerencia de Innovación incluya otras áreas que hoy están “desperdigadas”, como I+D, control de calidad y desarrollo de producto.

“Me imagino que, en algún momento, las organizaciones deberán ir mutando a una estructura que tenga un área de innovación en todas las ramas en las que sea necesario”, definió el consultor.

Ser un líder innovador

El gerente de Innovación o líder innovador debe, además de buscar la forma de desarrollar nuevas ideas, tener cualidad únicas que le permitan coordinar a todo un equipo detrás de él. “Escuchar y observar, detectar lo que a la organización le puede servir e interpretar cómo aplicar el cambio en el contexto en el que se maneja la compañía”. Así definicó el director de la empresa de soluciones tecnológicas Pyxis,Diego Sastre, las características infaltables para cualquier perona que gestionará la innovación en una empresa.

Pyxis fue una de las primeras compañías en recibir el subsidio de ANII para el pago del personal en el área de Investigación e Innovación. En este caso, ANII subvenciona parte del sueldo de un ingeniero que estaba estudiando en Francia y regresó a Uruguay, y a otros estudiantes de maestrías que están haciendo su tesis orientadas a temas de investigación con interés para la empresa.

Para Sastre, la innovación es imprescindible que vaya acompañada de la investigación previa. Además, instó a innovar en procesos y no en productos, que en el caso de Uruguay no compiten con las inversiones a nivel mundial.

Subsidio estatal para la innovación

Desde setiembre de 2015, ANII integró como parte de sus herramientas para la innovación el programa para la contratación de profesionales altamente calificados, con el objetivo de que las empresas puedan desarrollar departamentos de Investigación, Desarrollo e Innovación.

Para aquellos profesionales que hayan completado sus estudios de posgrado en el exterior, y que no hayan retornado al país o lo hayan hecho en un plazo no mayor a 12 meses, el porcentaje de financiamiento será de 80% del costo mensual por una dedicación de hasta 40 horas semanales.

Los topes de los montos a financiar serán diferentes en función de tratarse de profesionales con nivel de grado o maestría, o de doctorados y posdoctorados (ANII aporta un máximo mensual de $45.000 para profesionales de grado, y $ 112.000 para profesionales que retornan del exterior con un posgrado). Un comité evalúa la pertinencia y capacidad de la empresa.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

 

FUENTE

 

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Etiquetas:, , , ,

Te puede interesar