El nuevo Silicon Valley

23 Enero, 2017 / Artículos
orig (46)

Piensa… si tu proyecto se relaciona con el desarrollo de software, consideras que tiene impacto global y es de rápido crecimiento, entonces quizá sería un buen candidato para Silicon Valley. Esta región del norte de California, en Estados Unidos, ha cobrado relevancia por el número de corporativos dedicados al desarrollo tecnológico e innovación que ahí se ubican; claros ejemplos son Facebook, Adobe Systems, Twitter, Apple, entre otros.

Esta zona, si de algo no adolece, es de capital y talento. Incluso, casi en cualquier cafetería, el intercambio de ideas innovadoras entre emprendedores es relevante.

Para Pascal Finette, vicepresidente startup solutions de Singularity University, no todo proyecto sería un buen candidato para fondearse en esta región. Algunas de las razones son lo oneroso que resulta la renta de oficinas y de vivienda: “Es una guerra de talento. Puede ser muy fuerte… muchas veces una empresa en Silicon Valley tiene una o dos personas, pero en donde realmente se está desarrollando el proyecto es en Colombia, o en México (por ejemplo), porque es más barato y hay menos competencia”, dice.

Sin embargo, hay ciudades que están cobrando especial relevancia, de acuerdo con el grado de especialidad que han conseguido en determinada industria: “Básicamente en cualquier área metropolitana lo podemos ver; Boston (por ejemplo) es muy fuerte en biotecnología, Tel Aviv en Israel en el tema de ciberseguridad, y Tokio en el área de robótica, esto sucede en cualquier ciudad grande en el mundo. Si observas, vas a encontrar un ecosistema de emprendimiento”, dice Finette.

¿Y cuáles son los ingredientes de un ecosistema de emprendimiento? Para Pascal son dos los ingredientes principales: Acceso al talento y acceso al capital. El primero, explica, viene de las universidades, del fácil acceso que se pueda tener a ellas. El segundo es el más difícil de conseguir. Pero hoy más que nunca existen organismos, instituciones y empresas dispuestas a invertir en emprendedores.

“La gente necesita un lugar en donde pueda estar junta. Necesita infraestructura, como espacios de coworking, cafés, espacios en universidades. Espacios baratos para oficinas. Lo que sea que provoque que la gente esté junta, que le permita interactuar entre ellos, el capital, y lo que sea que le ayude a la industria a trabajar con emprendedores. La industria muy seguido requiere de un socio (emprendedores), ya se que lo adquieran, que lo puedan apoyar con capital, conocimiento, y con otros componentes clave. Esto es lo que he visto y que sucede en muchas de las ciudades en donde he estado”, dice.

Para Pascal Finette lo que hace realmente únicos a la mayoría de los emprendedores en Silicon Valley y que los hace muy felices es tomar grandes riesgos: “Veo cada vez más emprendedores en lugares como la Ciudad de México que están actuando como cualquier emprendedor en Silicon Valley”, concluyó.

Singularity University (S.U.) es una comunidad global y de enseñanza, cuya plataforma de aprendizaje e innovación empodera a los individuos y organizaciones para que sean capaces de ofrecer soluciones disruptivas. S.U. agrupa emprendedores, corporaciones, organizaciones, gobiernos, inversionistas e instituciones académicas en Estados Unidos y otros países.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

FUENTE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Etiquetas:, , ,

Te puede interesar