En busca de innovación, grandes empresas lanzan sus aceleradoras

17 Agosto, 2016 / Artículos

En busca de nuevos negocios e innovaciones, cada vez más empresas multinacionales lanzan sus propias aceleradoras de startups. El modelo implica la selección de emprendimientos, la inversión de capital y la prestación de servicios, la mayoría de las veces a cambio de acciones con participación minoritaria.

De esta forma, las compañías avanzan en la incorporación de productos innovadores y estimulan el crecimiento del “ecosistema” dentro de un rubro específico.

En la Argentina, Quilmes lanzó este año Eklos by AB InBev, nombre de la multinacional dueña de la cervecera, que se sumó a la aceleradora ya existente, Wayra, del Grupo Telefónica. Además, Mercado Libre tiene un programa de mentorías con Endeavor, una de las iniciativas que se suman a su fondo de inversión de capital semilla MeLi Fund.

A nivel global, en mayo L’Oréal anunció una inversión estratégica en Founders Factory, una aceleradora multisector con sede en Londres y la consultora multinacional Everis, a través de su Fundación, ofrece un servicio de aceleración de startups que selecciona entre los ganadores de sus premios a emprendimientos.

Las aceleradoras se ocupan de impulsar a las startups mediante programas que incluyen mentoreo, formación y tutorías durante un plazo determinado. En este proceso también se incluye la inversión semilla, que se suele intercambiar por acciones.

“Todas las empresas están enfocándose en incorporar tecnología rápidamente”, dice Martín Jones, gerente de Comunicación y Marketing digital de L’Oréal Argentina. “Por la evolución de los usuarios, multiconectados, las marcas necesitan entender los canales en que se mueven. Es un fenónemo mundial”, agrega. Pero adquirir tecnología puede tener un costo alto y el modelo de inversión en startups puede ser una buena alternativa.

Además, “el proceso de trabajo de las startups imprime una velocidad tremenda a la implementación de tecnologías”, agrega Jones.

“La industria de la inversión de riesgo es muy reciente y cada aceleradora tiene su modelo y experiencia”, advierte, por su parte Lorena Suárez, country manager de Wayra. “Y la creación de soluciones digitales que mejoren la rentabilidad y la calidad de vida de los consumidores no va a venir solamente por los desarrollos internos, sino por el talento de equipos de emprendedores de tamaño reducido ocupándose de problemas concretos”, describe.

Ignacio Estivariz, gerente senior de Desarrollo Corporativo de Mercado Libre, opina que la inversión en startups “no es algo que reemplace una compra de innovación: el objetivo es incentivar y un driver importante es el éxito financiero porque permite que crezca el ecosistema y se desarrollen nuevas tecnologías”.

Los representantes de las empresas coinciden en que, para los emprendedores, es un valor agregado de peso contar con una gran empresa como socio estratégico. “Además, es la oportunidad de acceder a una red de distribución y clientes y así validar su proyecto, probar su prototipo”, indica Federico Espinosa, director de Crecimiento Disruptivo de Cervecería y Maltería Quilmes.

Consultados sobre si la participación accionaria en las startups implicaba alguna restricción en la comercialización hacia empresas de la competencia, todos los ejecutivos contestaron que no. “Las empresas siguen siendo totalmente independientes y, como accionistas, no podemos hacer nada que vaya en contra de ellas: la ley de sociedades está por encima de esas cosas”, dice Espinosa. “No hay exclusividad, hay un interés en buscar un ganar-ganar en conjunto”, dice, en la misma línea, Suárez.

“Si queremos seguir innovando con lo que se llama innovación abierta (ya lo estamos haciendo de puertas adentro) necesitamos ser parte de un ecosistema junto con los emprendedores”, señala Espinosa. La convocatoria de Eklos fue, para el ejecutivo, “abrir una puerta”. Así, aparecieron proveedores “que no buscaban ser parte de la aceleradora pero que se acercaron a ofrecer otras soluciones”, cuenta.

Las dos empresas que fueron seleccionadas para el programa de aceleración recibirán 50.000 dólares por el 7% de las acciones de la empresa (ver “Fabricando comunidades”). “Además, pondremos a disposición el ecosistema de Quilmes”, agrega Espinosa.

Wayra se constituyó en 2011 y empezó a invertir simultáneamente en varios países, incluido la Argentina. “Se trata de un fondo que invierte en empresas de tecnología en estadio temprano y les ofrece un espacio de trabajo durante hasta un año donde se las ayuda a crecer, a escalar, a abrir operaciones en otros países y a buscar rondas de inversión”, describe Suárez.

En el caso de esta aceleradora, sólo invierten en emprendimientos que tengan productos lanzados, clientes, usuarios e, incluso, facturación, “pero que su desafío sea calibrar su crecimiento”, explica Suárez. Seleccionan de ocho a diez emprendimientos por año y en la Argentina ya aceleraron a 47 empresas, invirtiendo en cada una, entre dinero efectivo y servicios, 120.000 dólares, lo que representa entre un 7 y un 10% del paquete accionario. De las empresas aceleradas en la Argentina, trece “están trabajando integradas con Telefónica en el segmento pymes”, agrega la country manager.

MercadoLibre Commerce Fund, o MeLi Fund, es un fondo de inversión que apoya con capital semilla a emprendimientos que desarrollen productos o servicios sobre la plataforma de Mercado Libre para sus usuarios, vendedores o compradores. Por eso, la empresa invierte en emprendimientos que juzga valiosos para su ecosistema, con potencial de crecimiento y para las cuales sea un valor agregado tener a la empresa como inversor estratégico.

“Hasta el momento, invertimos en 15 compañías: nueve en la Argentina, cinco en Brasil y una en México. El plan es invertir 10 millones de dólares en el corto plazo”, informa Estivariz. El fondo de Mercado Libre tiene participaciones en las empresas de entre el 5 y 10% Como parte del fondo semilla, la empresa desarrolló un programa junto con Endeavor para el cual asignan mentores que conforman un consejo. “Ese consejo se reúne una vez por mes y ayuda a las empresas a pensar su estrategia”, dice el ejecutivo.

La Fundación Everis ofrece apoyo a los emprendedores en el desarrollo de su modelo de negocio. Lo que se busca son “empresas que nazcan de un proyecto innovador, con una importante apuesta por la tecnología”, dice Angel Sánchez Díaz, CEO de I-deals, broker tecnológico del Grupo Everis. “Se invierte en compañías de base tecnológica esperando un retorno muy significativo en un plazo de 4 a 6 años”, agrega.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

FUENTE

 

 

 

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar