Entre el presente y el futuro hay una innovación de distancia

7 Agosto, 2017 / Artículos
239977

Te invito a mirar la innovación como algo que está presente e influye en el desarrollo de todo lo que te rodea: ahí estaba la máquina de escribir donde hoy está la impresora; allá coleccionabas tus discos, luego el cassette, más tarde el CD y ahora escuchas tu música favorita como archivos en el celular; y así. Suma y sigue.

Hace unos días me junté con un consultor y buen amigo, conocedor de los temas de innovación ligados a las grandes transformaciones digitales que vive el mundo. Se llama Alfredo Barriga, autor de “Futuro Presente: cómo la nueva revolución digital afectará mi vida”, y aquí comparto con ustedes las reflexiones más relevantes que acompañaron nuestro café.

Chile sigue siendo un país que vende toda su materia prima y compra a precios mucho más caros los productos que manufacturan otros: enviamos minerales y consumimos equipos electrónicos, maquinarias y miles de derivados. La manufactura nunca fue estratégica para Chile y hoy, gracias a las impresoras 3D y el desarrollo de la tecnología podemos ser los creadores de productos personalizados. Ya no compraremos productos sino archivos que permitirán crear en nuestro hogar una parte importante de lo que necesitamos.

Tenemos la capacidad de captar energía solar en el desierto de Atacama pero no nos preocupamos de desarrollar los paneles solares que aprovechen ese recurso natural. Lo mismo ocurre con las energías hídricas y eólicas.

Las universidades forman profesionales para empleos que en pocos años más ya no serán tan demandados, o bien, que se reinventarán casi por completo: la creatividad y el talento no son la prioridad para los profesores de colegio, quienes insisten en evaluar la memorización y el aprendizaje de procedimientos que ya casi nadie usa. El pensamiento crítico está en crisis.

¿Tienes auto nuevo? Yo pienso vender el mío antes que nadie quiera comprarlo. Desde mi celular puedo pedir que otro me transporte al lugar que quiero llegar a precios razonables, evitándome costos de mantención, estacionamientos, permisos y por cierto el estrés.

El 70% de “la pega” por la que me pagan la realizo desde mi hogar (o desde donde yo quiera) y este año compré más veces por internet que las visitas hechas a las grandes tiendas o al supermercado. Incluso compré cosas que acá no encuentro y me las trajeron a la puerta de mi casa: desde un repuesto hasta las verduras de la semana, lo que me deja más tiempo para compartir con la familia, los amigos y por cierto para leer un buen libro.

Puedo seguir con miles de ejemplos pero pienso que ya te quedó claro que la innovación ha permitido una transformación digital profunda en nuestra vida diaria. ¿Y qué hacer con ello? ¿Basta con sumarse? No. Mi llamado es a crear, a ser actores activos de estos cambios, tomar las riendas y generar el cambio cultural que te lleve a interpretar los beneficios propios que todo esto tiene para tu vida y la de los que más quieres. Entender la innovación HOY es la clave.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

FUENTE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar