Innovación en tiempos de crisis

18 Abril, 2017 / Artículos
resiliencia-2

Hace unos días me preguntaron por el rol de la innovación en tiempos de crisis. Mi respuesta fue sencillamente que es una herramienta. Esta es una importante distinción. La innovación debe ser el medio que permite pasar de un estado a otro. Este último, por supuesto, mejor que el primero, de lo contrario no es innovación. Lo anterior presupone la muerte o desaparición del estado original. Un ejemplo simple es cuando una compañía lanza una nueva versión de un producto actualizado, es decir, mejorado, que hace morir al producto original.

En definitiva la crisis en lleva al cambio y la extinción de algo. Joseph Schumpeter (1883-1950), destacado economista austro-estadounidense, profesor de la Universidad de Harvard, desarrolló importantes teorías vigentes hasta el día de hoy. Una de ellas destaca la relación de la innovación y la prosperidad. Desarrolló la idea de la destrucción creativa como forma de describir el proceso de transformación que acompaña a las innovaciones. En base a esto hay que aprender a dejar atrás lo que ya no nos sirve y adoptar las nuevas formas de hacer las cosas.

Hacer la gestión de este cambio es una de las barreras que a las pequeñas y medianas empresas más les cuesta sobrepasar. Muchas veces la pymes cargan con paradigmas creados por el éxito pasado. Formas de hacer las cosas que ya han dado resultado y se repiten como si fueran una fórmula infalible. Frases como “yo conozco a mis clientes” o “yo sé lo que quieren mis clientes” llevan a las empresas a repetir una y otra vez este comportamiento aprendido e incorporado a estas alturas en su ADN.

Abrir la mente y los ojos, observar el comportamiento de sus clientes, identificar qué quieren (no sólo lo que dice que dice que quiere) es un acto de humildad, de asumir que no lo sé todo y que puede haber algo que no he visto aún. No se trata de derrumbar todo y comenzar de cero.

El empresario debe reconocer quién es y a dónde va, establecer que sus valores y principios se mantienen -ahí se fundó su emprendimiento- y entender que sólo la forma en que desarrolla, crea y entrega su producto o servicio es la que cambiará con el fin de satisfacer mejor a su cliente en tiempo, calidad o precio, por ejemplo. Este cambio de actitud en tiempos de crisis puede ser la delgada línea que separa la sobrevivencia y el fracaso de un negocio.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

 

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar