Innovación y tradición

27 Julio, 2017 / Artículos
Dictionary Series - Science: innovation

Las marcas de este origen gozan de una excelente reputación en el mercado nacional basada en su avanzada tecnología, la que además las ha llevado a dominar con puño de hierro el segmento premium.

Para nadie es un misterio que Alemania es una de las principales potencias industriales a nivel mundial y uno de los precursores en la fabricación de vehículos. Lo que en parte explica la fuerte presencia que tienen las marcas de este origen en nuestro mercado.

“Alemania es uno de los países pioneros en la fabricación de automóviles con más de 120 años de historia, donde mantener la tradición -y a la vez imponer estilo-, así como también entregar seguridad se ha transformado en un eje fundamental. Además, actualmente es el país de origen de los principales fabricantes del mundo, entre ellos BMW”, señala Andrea Veiga, gerente corporativo de Marketing, Relaciones Públicas y Comunicaciones de BMW.

Su presencia en Chile tiene larga data, siendo Mercedes-Benz y Volkswagen las que abrieron el camino para sus coterráneas en suelo nacional en la década del 50.

“El 13 de octubre de 1950, Walter Kaufmann, arriba a Chile desde Alemania para iniciar los respectivos estudios de mercado, con el propósito de llevar a cabo la representación para Daimler-Benz AG. Sus profundos conocimientos técnicos y del negocio mismo, adquiridos como jefe de una sucursal de Daimler, le valieron ganarse la representación oficial de la compañía en Chile. Es así como en 1952 se construyó la sucursal de Pajaritos, la emblemática sede central de Kaufmann hasta el día de hoy”, cuenta Nicolás Mena, product manager de Automóviles Kaufmann.

Por su parte, Ben Díaz, director de comunicaciones Porsche Chile, empresa representante de Audi y Volkswagen, señala que “desde que hay calles, podemos hablar de que Volkswagen ha estado presente. Es una marca que no sólo ha sido parte de la historia, sino que también la ha hecho. A Chile llega en 1956, siendo una de las más importantes marcas de la época a través de reconocidos modelos como el Beetle y Combi. Fueron esos dos modelos los que hasta hoy siguen cautivando a los chilenos y que se convirtieron en una parte importante de grandes recuerdos”, detalla.

Marcas a las que posteriormente se les sumarían otras de renombre como Porsche en 1992, BMW en 1994 y Audi en 1996.

Relevancia y características

La importancia de este origen en el mercado nacional radica en su continuo aporte en materia de innovación tecnológica, además de sus elevados estándares de calidad y seguridad.

“Son marcas que están buscando constantemente innovaciones para marcar una diferencia real a través de modelos que se ajusten a las nuevas tendencias y expectativas de sus clientes. Esto ha hecho, por ejemplo, que BMW sea reconocida por su constante evolución y altos estándares; por contar con un portafolio que destaca por su motorización, tecnología y equipamiento; además de mantener una filosofía diferenciadora en términos de fabricación”, señala Andrea Veiga.

A lo que añade: “los autos de origen alemán destacan por ser vehículos que están totalmente a la vanguardia en materia de innovación, diseño y tecnología. Su construcción mantiene un estilo y tradición en el tiempo, que se suma a una alta seguridad y confort, aspectos que posicionan a Alemania como un referente a nivel mundial en la industria automotriz”.

Ben Díaz, por su parte, valora la calidad de sus productos, su gran y amplio respaldo, además de su tecnología de punta y el hecho de ser líderes en el desarrollo de innovaciones y plataformas del futuro.

“Tanto Audi como Volkswagen son marcas que tienen un largo historial en el mercado automotriz global, lo que los ha llevado a siempre estar dentro de las marcas que innovan en sus segmentos, que van un paso más allá y que logran destacar con elementos únicos en su casa”, detalla el ejecutivo del holding Porsche Chile. Quien también destaca la cobertura mundial y el tamaño de ambas marcas, lo que les permite brindar mayor seguridad y confianza a sus clientes.

Alfredo Gantz, gerente general de la marca Porsche en Chile, agrega que “las marcas alemanas de autos se destacan por su alta calidad, fiabilidad y a su vez tradición. Esto se debe a que principalmente Alemania es uno de los países con mayor historia dentro de la industria automotriz, siendo uno de los impulsores de diferentes innovaciones para el rubro”.

Mercado actual

Actualmente, en el mercado nacional participan seis marcas de este origen (Audi, BMW, Mercedes-Benz, Porsche, Volkswagen y Opel), siendo las cuatro primeras emblemáticas representantes y dominadoras del segmento premium, mientras que las otras dos son catalogadas por algunos expertos como generalistas premium.

En términos de cifras, las marcas de origen alemán consiguieron una participación de mercado de un 3,27% en el segmento de pasajeros en 2016. Cifra que pudiera parecer exigua dentro de las más de 300 mil unidades que se comercializaron el año pasado, pero cuyo verdadero valor se devela cuando se analizan dentro de su segmento. En el que las marcas alemanas son, y han sido por décadas, las grandes dominadoras del segmento premium.

Futuro

De cara al futuro, pareciera haber consenso en que las marcas alemanas buscan seguir liderando en lo que se refiere a innovación tecnológica.

“Las marcas de origen alemán siempre han estado enfocadas en estar en la vanguardia de la industria automotriz. A lo largo de su historia, Mercedes-Benz siempre ha estado ligada a conceptos como tecnología, seguridad, confort, diseño, entre otros aspectos que han convertido a la marca en un garante de calidad e innovación en el mundo”, comenta el Nicolás Menas de Kaufmann.

Por su parte, el ejecutivo de Porsche, Alfredo Gantz, explica que “los esfuerzos, principalmente de la industria, están centrados en la electrificación. Menos emisiones, con nuevos estándares de conducción. Oliver Blume, nuestro CEO, lo dijo el año pasado en una entrevista: tanto el estado alemán como otros fabricantes están promoviendo e invirtiendo en desarrollo e infraestructura para la electromovilidad, por lo que hacia allá apuntan nuestros esfuerzos”. Y añade un dato: “Para fines de esta década el Mission E estará disponible para público, un modelo de cuatro puertas y asientos 2+2 como el nuevo Panamera con autonomía eléctrica de más de 500 kilómetros. Seremos el primer fabricante en equipar un auto con tecnología de 800 voltios, que es la que desarrollamos para nuestro auto de carreras LMP1 y la que permite que el vehículo pueda ser recargado en 80% en tan solo 15 minutos. Esto significa que también los viajes más largos se podrán hacer cómodamente en el Mission E”.

Andrea Veiga de BMW, en tanto, detalla que “para BMW la inversión en investigación y desarrollo es un pilar fundamental para dar forma a cómo nos trasladaremos a futuro. Actualmente los esfuerzos en esta materia están orientados a estudiar la movilidad autónoma y todas las implicancias que esta tendrá en materia tecnológica y los requerimientos para su inserción en su entorno directo de una forma colaborativa y natural”.

Finalmente, Ben Díaz señala que “uno de los pilares del Grupo Volkswagen es la seguridad. Este es un valor altamente valorado por nuestros clientes. Es por ello, y como parte de nuestro compromiso con nuestros clientes, que continuaremos potenciando esa área, entregando elementos innovadores y tecnologías como sistemas de asistencia, mayor conectividad, entre otros”. También aclara que “las marcas están trabajando de manera importante en lo que es la conducción autónoma y en el desarrollo de tecnologías limpias y soluciones de movilidad”.

De esta manera, las marcas alemanas se preparan para seguir siendo la punta de lanza tecnológica de la industria a nivel mundial.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

FUENTE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar