La importancia y necesidad de las certificaciones en el proceso de innovación

15 Mayo, 2020 / Artículos

El proceso de transformación digital que vivimos actualmente en el mundo, tanto a nivel empresarial como sociedad, le brinda a las empresas la oportunidad de crear productos o servicios que sus clientes potenciales desean, al aplicar de manera adecuada sus capacidades digitales para innovar en sus procesos, productos y/o servicios mejorando así su eficiencia, ofreciendo mayor valor a sus clientes, gestionando mejor los riesgos y descubriendo nuevas oportunidades de inversión.

Es por esta razón que se vuelve fundamental contar con un respaldo que nos permita ser más competitivos en el mercado donde nos desarrollamos u ofrecemos nuestros servicios. Esta garantía se consigue a través de una certificación. De manera básica, podemos decir que una certificación es un procedimiento por el cual un organismo calificado avala por escrito que un producto, proceso o servicio cumple con requisitos y normas específicas que respaldan su calidad

Esta confianza que genera una certificación da credibilidad al producto; le brinda al consumidor garantías sobre su origen, el método de fabricación, su proceso de distribución y control, lo que le permite ser un competidor más fuerte en el mercado, independientemente de su precio. Es competitivo gracias a la calidad y seguridad que ofrece a sus clientes, y ambos, se consideran un importante valor agregado

Las certificaciones permiten equilibrar la balanza, las empresas u organizaciones tienen una ventaja comercial sobre su competencia y sus consumidores o clientes finales adquieren productos que corresponden o sobrepasan sus expectativas. Las ventajas de una certificación, en resumen, son la diferenciación del producto o servicio sobre el resto, la garantía de su calidad, su reconocimiento como un producto confiable por los consumidores y, con ello, su promoción en el mercado. 

La importancia de las certificaciones

Tanto empresas como organizaciones y profesionales han encontrado en las certificaciones la manera de distinguirse de su competencia y de ofrecer nuevos productos, servicios o habilidades, que a su vez conllevan a una importante diferencia en sus negocios o ingresos. 

En los últimos años, los programas que conducen a la certificación se han vuelto cada vez más populares. Estudiantes de todas las edades buscan una capacitación especializada que los lleve a ser el candidato mejor preparado para una posición dentro de una empresa o incluso para incursionar como empresarios; han descubierto en las certificaciones una manera de distinguirse del resto y de innovar. 

Lo mismo sucede con las empresas y organizaciones de distintos sectores. Cuando una empresa consigue una certificación está demostrando, a través de un documento expedido por una institución reconocida, que cumple con una serie de normativas en sus procesos de fabricación, logística, higiene, recursos humanos, compromiso social o compromiso con el medio ambiente, gestión de servicios, seguridad de la información, entre otros.

Las certificaciones para una empresa representan la oportunidad de acceder a diferentes mercados y distinguirse en ellos. La mayoría de las empresas exitosas concuerdan en que una búsqueda continua de conocimiento e innovación es un elemento clave en la construcción de un negocio creciente y próspero

Y aunque los programas de educación continua y certificación pueden parecer una inversión de tiempo y recursos, ayudan a proporcionar el reconocimiento gracias al conocimiento especializado o conjunto de habilidades adquirido, lo que puede convertirse en una ventaja significativa cuando se trata de obtener determinados clientes o proyectos. 

Dentro de los beneficios que las certificaciones ofrecen a una empresa o institución están la ventaja competitiva en el mercado que, como ya hemos mencionado, le brinda la oportunidad de buscar y conseguir nuevos negocios por encima de su competencia. De igual manera, puede aumentar su eficiencia al contar con herramientas y estrategias técnicas actualizadas que permiten dirigir adecuadamente la ejecución de proyectos y administrarlos de manera eficaz, al igual que también ayuda en el desarrollo de las capacidades de la fuerza de trabajo

El tiempo y el esfuerzo invertidos en certificaciones a menudo resultan en mayores ingresos. La mayoría de los clientes comprenderán la diferencia de costos asociados con la capacitación especializada y estarán dispuestos a pagar más por productos o servicios que tengan certificaciones reconocidas

Una certificación demuestra un compromiso con los estándares superiores de la industria y el aprendizaje continuo. Estos valores pueden ayudar a una empresa a aumentar su credibilidad y prestigio profesional dentro de su propia red, con sus clientes actuales y al buscar nuevas oportunidades de negocios o proyectos.

Algunas certificaciones 

Ahora bien, dependiendo del sector en el que se trabaje, giro de la empresa o mercado en el que se compita, se recomienda obtener determinadas certificaciones. 

Aquí abordo por mencionar algunas de ellas:

Unas son específicas de cada industria, como las del sector automotriz (ISO/TS 16949 o la IATF 16949:2016) o las del sector aeronáutico (EN9100:2018/AS9100D o la JISQ 9100:2016), o las del sector turístico como o el Certificado “Q” de Calidad Turística o algunas Normas Oficiales Mexicanas. 

Para la gestión de calidad de productos tenemos el certificado ISO 9001, el cual es uno de los más reconocidos puesto que garantiza la calidad y mejora continua tanto de los productos como de los servicios que ofrece la empresa que lo posee. Esta norma está enfocada en el cliente, pero motiva a todos los trabajadores a seguir aprendiendo y mejorando, lo cual genera confianza en los clientes. 

En cuanto al compromiso con el medio ambiente, la norma ISO 14001 demuestra la responsabilidad de la empresa para respetar la ecología y disminuir sus emisiones de CO2, así como su impacto en el ecosistema. También en este rubro se encuentra la certificación ISO 5001, que asegura la eficiencia energética durante el proceso productivo de las organizaciones.

De igual forma, existen certificados que aseguran que las empresas respetan las condiciones de salud y seguridad de sus empleados, minimizando así los riesgos laborales y asegurando también que todos los sistemas están correctamente establecidos; entre estas están las ISO 27001, ISO 22301, ISO 39001 y la ISO 45001.

En este rubro, también vale la pena mencionar la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en Igualdad Laboral y No Discriminación que garantiza el desarrollo integral de los trabajadores asegurando una perspectiva de género y no discriminación en los procesos de reclutamiento, selección, movilidad y capacitación, y garantiza la igualdad salarial, así como de trato y oportunidades. 

Asimismo, es necesario incluir en esta lista la certificación ISO 37001, una norma anticorrupción y ética empresarial que avala a las organizaciones en su labor para mantener una gestión antisoborno a través de determinados requisitos y medidas basadas en buenas prácticas reconocidas a nivel mundial para prevenir, detectar y gestionar situaciones relacionadas con este delito. 

Con respecto a la certificación de personas, existe la norma ISO 17024, la cual garantiza la experiencia, formación y cualidades de un individuo para aplicar sus conocimientos en la empresa. 

La norma ISO 22000 se enfoca en la sanidad y seguridad alimentaria; establece los requisitos que deben tener las empresas que intervienen en la fabricación de alimentos desde su producción hasta su empaque. 

Transformación digital

En el rubro de innovación tecnológica encontramos el Certificado de calidad I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación), el cual determina que un proyecto supone una innovación real desde el punto de vista tecnológico y le permite a la empresa que lo posee obtener determinadas deducciones fiscales. 

No podía faltar en esta época una certificación que garantice la calidad de una empresa en internet; el Sello de calidad en Internet “IQ”, indica que el sitio web de la empresa que lo tiene cumple con la legalidad vigente, es accesible y protege a los menores con sus contenidos. Es símbolo de que la presencia en línea de la compañía es transparente y confiable

Los sistemas de tecnología de la información (TI) tienen un papel fundamental en la práctica de las empresas, por lo que necesitan una supervisión constante de parte de profesionales que los mantengan actualizados y en óptimas condiciones de funcionamiento. Para ello existe la norma ISO 20000, que controla estas dos áreas para conseguir un servicio efectivo y demostrar que se cumplen con las mejores prácticas. En esta norma se especifican procesos relacionados con la configuración de sistemas, así como la gestión y la solución de problemas de TI. 

De igual manera, existe una certificación internacional involucrada con el tema de la seguridad de la información en las empresas: la ISO 27000, la cual está enfocada en el Sistema de Gestión de Seguridad de la Información (SGSI). Todo su concepto está relacionado con la seguridad de la información en sus diferentes formas y fue creada para ser aplicada en empresas de todos los tipos y tamaños, desde multinacionales hasta medianos y pequeños negocios. Es un conjunto de estándares que engloba las buenas prácticas para el establecimiento, implementación, mantenimiento y mejora de los SGSI.

En México existen pocas empresas completamente involucradas con certificaciones en TI y que cuentan con reconocimiento a nivel mundial.

Como podemos observar, las certificaciones han encontrado su camino en casi todas las industrias por una sencilla razón: fomentan el desarrollo y benefician la manera en que se desempeña una persona o una empresa, nos otorga el reconocimiento de competencia y muestra nuestro compromiso con la innovación. 

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

Forbes

Share

Te puede interesar