La Industria 4.0 puede tardar 30 años en ser real

14 Octubre, 2016 / Artículos
orig (14)

Cumplir las expectativas, satisfacer al público, acoger las últimas tendencias, crear nuevas funcionalidades, idear diseños a la última… Nadie dijo que ser una de las empresas líderes en tecnología de consumo fuese fácil. ¿Cómo abordar tantos frentes abiertos y salir no sólo airoso, sino exitoso de esta aventura? Huawei lo tiene claro, con la innovación. «El I+D es nuestro ADN», afirma a INNOVADORES el presidente europeo de la división de consumo de la compañía china, Walter Ji. Son unos días ajetreados para la marca. IFA es uno de los escaparates más destacados (sin olvidar el Mobile) para reforzar su posición en el mercado europeo. Aquí han presentado tres productos nuevos, entre ellos, una nueva línea de teléfonos inteligentes, Nova, un ejemplo del esfuerzo de su maquinaria innovadora. «Con esta serie hemos querido ofrecer un producto a un precio más asequible, sin comprometer la calidad ni el diseño», señala. Así, llegan a un público nuevo. «Para eso es importante la innovación, para mantener el compromiso con los consumidores», añade.

Hablar de innovación en Huawei es hablar de 79.000 empleados (más del 45% del total de su plantilla), 16 centros de investigación por todo el mundo y una inversión de 8.181 millones de euros en 2015 (el 15,1% de sus ingresos). Ji subraya la relevancia de trabajar en un ecosistema abierto con proveedores y otras compañías, sobre todo en un momento donde las barreras entre los verticales se difuminan.«Las personas utilizarán los dispositivos inteligentes para resolver más aspectos de sus vidas a nivel personal y profesional», señala. Aquí entran desde los teléfonos hasta los ‘wearables’, electrodomésticos o coches. «De ahí que la tendencia sea una combinación de tecnologías», agrega. Un ejemplo: el pasado mes de abril, la firma presentó el P9, el primer smartphone con cámara dual Leica. Una colaboración que le ha permitido establecer «un nuevo estándar» en la fotografía del teléfono móvil.

El poder del 5GUna de las grandes áreas de investigación de Huawei es el 5G. «No sólo es una tecnología, es mucho más», señala Ji. Esta revolución tecnológica en las comunicaciones y la conectividad irá más allá de las personas hasta llegar a los objetos. Sus principales ventajas, a juicio del directivo de la compañía china, serán una mayor velocidad, una menor latencia (o retardos temporales) y más conexiones al sistema. Aunque todavía habrá que esperar a 2020 para que sea una realidad, Huawei trabaja de lleno para que se convierta en una realidad. Y para ello, dice Ji, hay que hacerlo dentro de un ecosistema que, por primera vez, va más allá de las telecomunicaciones. El presidente europeo de la división de consumo ejemplifica esta afirmación con el ejemplo del coche autónomo. «Actualmente presenta bastantes dificultades porque la velocidad de la red y la latencia no es suficiente», comenta a INNOVADORES.

Reaccionar en cuestión de milisegundos se convierte en una prioridad vital cuando se conduce a 100 km/hora. La buena noticia es que «el 5G lo hará posible». Igualmente ocurrirá con el hogar inteligente o ‘smart home’. «Hoy en día es bastante complicado que todos los dispositivos que hay en casa estén conectados entre sí porque las conexiones en la red actual no son rentables, pero el 5G permitirá conectar todos los dispositivos a muy bajo coste», comenta. De ahí que se esté creando un ecosistema que incluye a diferentes sectores.

Uno de los temas de debate de ese ecosistema es la interoperabilidad. Cada industria es un mundo y cada empresa, un país. La industria trabaja por alcanzar unos protocolos que agilicen la implantación del 5G en todos los sectores. «Huawei está jugando un papel importante a la hora de definir los estándares», apunta Ji. Ji subraya el impacto que el 5G tendrá en la llamada Industria 4.0, que busca «mejorar la eficiencia de las fábricas y el control de calidad». Aunque, advierte, todavía se trata de «un concepto». Para llevarlo al día a día de las plantas productivas los diferentes verticales del mercado tendrán que unir esfuerzos. Por este motivo, el directivo cree que su implantación real será «a largo plazo». «No sucederá en poco tiempo, tardará 10, 20 o incluso 30 años», asegura. «Estamos en el principio de un largo camino».

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

FUENTE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar