“Las Pymes no se dan cuenta de las innovaciones que podrían patentar”

11 Agosto, 2016 / Artículos
convierte

Las pequeñas y medianas empresas de nuestro país no valoran la innovación que producen. Es una de las conclusiones que mantiene Patricia García- Escudero, directora de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), que asegura que muchas PYMEs no patentan sus productos o servicios porque, en muchos casos, “no se les ocurre pensar que lo que tienen es una innovación que se podría proteger”. Otra de las razones por la que no acceden a los derechos de propiedad industrial -que otorga un monopolio de explotación de 20 años para la innovación- es que “lo consideran difícil, caro, o simplemente no lo conocen”. La directora de la OEPM, en el marco del curso Proteger las innovaciones en Espaaña: la nueva Ley de Patentes, organizado por la Universidad Inetrnacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander, ha asegurado que la cultura de patentes en nuestro país es “baja” en relación con el papel que nuestro ocupamos en innovación y producción científica. Una posición que, en cuestión de patentes tampoco “se ajusta a nuestro puesto en la economía mundial”. El uso de patentes contribuye, a su juicio, a apreciar un “un valor inmaterial” que, según García-Escudero, “e la sociedad del conocimiento valen más que los valores tradicionales”. Sin embargo, el uso de esta fórmula de protección industrial también tendría su reflejo en la economía: “Si una PYME solicita una patente para explotar una innovación ella misma o conceder licencias a otros, eso sí que ayuda a la economía”, defendió, a la vez que aseguró que “las empresas que son intensivas en propiedad industrial luego pagan mejor a sus empleados y tienen mejores índices de producción”.

Patentes más fuertes

A partir de abril de 2017, además, los emprendedores y las Pymes tendrán una reducción de tasas del 50% en la solicitud de patentes. En esa fecha entrará en vigor la nueva Ley de Patentes, del que este miércoles hará un año de su aprobación en el Senado. En el caso de las universidades, por contra, pasarán de acceder a las patentes de forma gratuita a pagar el 50% de su precio, con la condición de que, “si esa patente se explota comercialmente o se otorga una licencia para su comercialización, se reintegran las tasas que hayan pagado”, ha expuesto García-Escudero. La razón de esta norma tiene por objeto “evitar monopolios injustificados por ‘patentes curriculares’ -aquellas que se solicitan para ‘hacer currículum’ por parte de los investigadores, que aprovechaban el coste cero de las patentes para los centros universitarios-“. Esta nueva ley de Patentes también endurece las condiciones para obtener el monopolio de la invención y todas las solicitudes tendrán que superar un examen y tener ciertos requisitos de novedad, actividad inventiva y aplicación industrial. La consecuencia más importante, ha señalado es que “sólo se van a conceder patentes a aquellas innovaciones verdaderas”, ha mantenido. “La industria española está demandando que las patentes que se concedan sean fuertes, que después no tengan que litigar para que una patente débil se anule.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

FUENTE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar