¿Qué sigue en la cuarta revolución industrial?

2 Mayo, 2018 / Artículos
Industrial Applications - 01

Geográficamente, la bahía de San Francisco se ubica en medio de los valles de Silicon y Napa, los lugares donde nace la innovación tecnológica y alimentaria, fenómeno que la convierte como primer destino por excelencia para probar qué puede llegar a funcionar en el mercado masivo; de un futuro no distante en lugares como Shanghái, Londres o Chicago, o con mayor alcance a largo plazo para hablar de Ciudad de México.

Esta ocasión no fue la excepción. Las Lime Bikes proveen un servicio de monopatines para compartir y moverse más rápido en zonas como el centro, la Impossible Burger y la forma como logra engañar al más crédulo con la mejor versión de carne vegetariana, las cervezas orgánicas, expendios de marihuana recreativa, los Grab & Go como Proper Food con opciones diarias y sustentables, tés de Matcha con leche de arroz en espacios públicos (que exhiben obras de artistas como Claes Oldenburg), todos en sus casas hablando todo el día con Alexa o ‘Hey Google’… el lugar puede llegar a ser ‘sobre-estimulante’, cada visita invita a una mirada a esas ideas de negocio que se piensan desde hace un par de años.

Por supuesto, allá también se está pensando en el futuro de manera permanente, es la esencia y motor central de su modelo de pensamiento y plan de negocios, desde Peter Schwartz en SalesForce o Ray Kurzweil en Singularity University, pero también en la sede creada por el Foro Económico Mundial hace un año en Presidio (una colonia ubicada en medio del Parque Nacional Golden Gate, famosa por haber ubicado la zona militar de combate en la primera mitad del siglo XX).

Y allá, en medio de este bosque nacional donde se logra ver más de un carro manejándose sólo, se encuentran las oficinas de la Cuarta Revolución Industrial, con la cual WEF y sus donantes (que en este caso incluyen a las principales firmas de tecnología, comunicaciones, banca y transporte a nivel mundial) busca incentivar el paso de la humanidad a la siguiente etapa de su historia.

Según su análisis, la primera revolución se trató de la introducción de equipos mecánicos a vapor; la segunda, sobre la división de tareas; la tercera, sobre el uso de electrónica e informática, y ésta sobre el uso de sistemas físicos cibernéticos en los cuales objetos, software y usuarios están profundamente entrelazados gracias a algoritmos, donde cada elemento opera en diferentes escalas espaciales y temporales, exhibiendo múltiples comportamientos, interactuando entre ellos de innumerables formas, que cambian de acuerdo a las necesidades y particularidades del consumidor.

Red eléctrica inteligente, drones, carros autónomos, Inteligencia Artificial, robótica, impresión 3D, y muchos otros usos y aplicaciones marcan esta aproximación de la cual todos están hablando. Y es que el impacto en el largo plazo será ‘arrollador’. De acuerdo con “The Fourth Industrial Revolution” el libro con el que Klaus Schwab presenta la visión del foro sobre el tema, para 2030 podría acabar con cinco millones de posiciones laborales, hacer parte de la implementación del 61% de las compañías, aportar 14 billones de dólares a la economía global, y generar una infraestructura de negocios de casi 50 trillones de dólares.

 

La visita a esta sede del Foro termina sucediendo al aire libre, o viendo hacia el Golden Gate, donde entrevistamos a Victoria Lee (Head, Fourth Industrial Revolution for the earth), Harrison Wolf (Lead, Future of Drones and Tomorrow’s Airspace), Emily Castor Warren (Head, Urban and Autonomous Mobility) y Kay Firth-Butterfield (Head, Artificial Intelligence & Machine Learning).

 

Todo un momento de aprendizaje, donde hablamos del largo plazo, pero también del tipping point que están viviendo los centros urbanos desarrollados alrededor de estos temas, y de cómo paulatinamente llegarán en algunos años a vivir una mejor experiencia de vida, gracias a la multiplicación de usos y aplicaciones de la Cuarta Revolución Industrial en sus vidas.

 

Después de varios años en los cuales mi carrera profesional estaba enfocada en la investigación y análisis prospectivo, hoy comienzo a entender que aquella frase que afirma que “el futuro está sucediendo hoy, solo que mal distribuido” comenzará a sonar obsoleta en los próximos años, si se tiene en cuenta que uno de los principales objetivos que tienen las empresas como Alibaba y Amazon se enfoca en hacer más asequibles la tecnología. Porque el nuevo enfoque estratégico es la clase media emergente, sobre todo en los llamados mercados emergentes. Todos los grandes miran hacia allá.

 

Así las cosas, se vuelve mejor negocio ampliar el número de usuarios de la categoría, que sólo enfocarse en los ‘heavy users’, con los que ya se tiene una dinámica de oferta y demanda, que hace —por ejemplo— que los teléfonos celulares sean cada vez más eficientes (reconocimiento facial, uso en compras, geolocalización, etc). Como siempre, la privacidad será el reto.

 

El efecto del fenómeno económico de cambio exponencial, además de la disminución en los tiempos de apropiación de tecnologías, está logrando que este tema pase de los libros, conferencias y juntas directivas a la vida diaria. En esta serie hablaremos sobre Inteligencia Artificial, drones, transportación y medio ambiente, buscando empezar a vislumbrar forma y fondo de la nueva etapa de la humanidad y su relación con la tecnología, que por supuesto desde ya se comienza a ver en San Francisco. Gracias Emilio por toda la ayuda.

 

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

 

FUENTE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar