Ruta de China: de la imitación, ¿a la innovación?

25 Abril, 2018 / Artículos
China

China enfrenta su más reciente reforma, pero esta vez tiene implicaciones geopolíticas que alertan al mundo. Aquí encontrarás el camino recorrido y los obstáculos que vienen.

En enero de 2017, el presidente Xi dio un discurso histórico en el Foro de Davos, donde se erigió como defensor de la globalización y el comercio de libre mercado. En abril de 2017, el mismo Xi Jingping pronunció en el Foro Boao otro discurso en el que delineó reformas económicas y otras medidas a efecto de abrir mercados para el país chino.

Si bien diversos líderes a nivel muy local quedaron sorprendidos cuando China subió al templete para pedir uno de los liderazgos del mundo, muchos dirigentes políticos y de negocios que habitualmente hacen tratos con China —o sufren su expansión— ni se inmutaron. Y es que, la participación china en el escaparate internacional era cuestión de tiempo.

Sin embargo, con la explosión de adquisiciones estratégicas, exportaciones y de inversionistas que China está remitiendo por el mundo, vale la pena preguntarse, ¿cómo fue su modelo de innovación en los últimos tiempos? Además, ¿cómo ha cambiado y cuáles son los retos que encuentran los países con los que interactúa el país sino?

Un dragón que se reforma

Este año se conmemora el 40 aniversario del primer ciclo de reformas económicas 1978-1984 que introdujeron los principios de mercado al gigante asiático. Dicho periodo se enfocó en la desconsolidación de la agricultura y la tierra, la apertura a nuevas inversiones y la emisión de permisos para que comenzaran las primeras empresas privadas chinas.

Durante las reformas de 1984 a 1993 y de 1993 a 2005, se dio un periodo de privatizaciones y contratistas de gobierno enfocados en ciertas industrias no pertenecientes a la seguridad nacional, por lo que se impulsaron medidas para disminuir las políticas proteccionistas, reducir las regulaciones y permitir mayor flotación de precios. Esta velocidad de reforma decreció en el periodo de 2005 a 2013. Con estos antecedentes, el periodo 1978-2013 tuvo un crecimiento promedio de 9.5%.

Sin embargo, el ascenso del presidente Xi, ha representado la consolidación de las reformas de los últimos años, que pasa por los terrenos económico, político… y tecnológico. Durante el mandato de Xi ha habido cambios importantes, como la eliminación de las barreras de reelección en China, lo que convierten a Xi Jinping en el líder chino más poderoso desde Mao.

La relevancia del discurso de Boao radica en la puesta en marcha de los planes económicos de Xi para el próximo lustro, con acciones como una mayor apuesta al consumo interno para lograr crecimiento económico, incrementar la importación, abrir el sector servicios para más inversiones y lo que aquí atañe: consolidarse como una superpotencia industrial.

El modelo sino de inversión

Desde hace más de una década, los cinco continentes vieron la explosión de turistas chinos visitando el mundo y haciendo gala de sus cámaras fotográficas. No obstante, una examinación con mayor cuidado podría develar la gran cantidad de inversionistas chinos en busca de proyectos e inversiones.

Si el país de interés es desarrollado, el enfoque está basado en la adquisición de tecnologías, máquinas y compañías de especialización. Si el país de interés es emergente, el foco se coloca sobre la construcción de proyectos de infraestructura, la banca de desarrollo y el establecimiento de convenios para el uso de tecnologías chinas como estándar local y regional.

La detonación de inversiones se puede corroborar en la siguiente gráfica, con información de BBVA Research y MOFCOM, donde destacan:

  • La explosión de Inversión Extranjera Directa (IED) saliente, donde ha habido años con crecimientos de hasta aproximadamente 50%.
  • El lanzamiento de la iniciativa “Un Cinturón, Una Ruta” o la Nueva Ruta de la Seda en 2016, proyecto que finalmente comprometerá 900 mil millones de dólares que se distribuirán en 61 países.
  • En 2017, la intervención de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, que formalizó a mediados de año un camino regulatorio para la aprobación de IED según criterios de transacciones alentadas, restringidas y prohibidas. Esto, aunado a la inclusión de sectores como bienes raíces, hoteles, entretenimiento y clubes deportivos como actividades restringidas, provocó la ralentización de inversiones para el resto del año.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

SOURCE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar