¿Se debe incluir el emprendimiento en la malla curricular de los colegios?

9 Junio, 2016 / Artículos
onu

En los últimos 10 años ha habido un boom de organizaciones que se dedican a diseñar diversos programas para llevar y acercar a los escolares al emprendimiento y la innovación. Organizaciones como Innovacien, Actitud Lab, Puntaje Nacional y Aprendo Emprendo, cada día suman más admiradores escolares.

Su éxito ha sido tal, que algunos referentes del ecosistema emprendedor encuentran que sería recomendable incluir el emprendimiento como una asignatura más en la malla curricular de los colegios. Las razones para hacerlo, cuentan, son variadas. Algunos dicen que es beneficioso para fortalecer habilidades como la tolerancia al fracaso, el trabajo en equipo y el liderazgo entre los escolares. Por otro lado, otros lo recomiendan para incentivar el estudio de carreras relacionadas con la innovación.

“Chile tiene el desafío de promover la innovación y también el emprendimiento y para ello, es fundamental partir desde, incluso, la enseñanza básica generando interés en los estudiantes”, plantea el vicepresidente de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), Eduardo Bitran.

Fabián Martínez, fundador de Puntaje Nacional y del concurso Aprendo Emprendo, también recomienda la inclusión de esta temática en las salas de clases para aprovechar el entusiamo que tienen los jóvenes. “Los escolares hoy en día quieren ser protagonistas y quieren desarrollar soluciones a los problemas que está enfrentando el mundo, ellos quieren ser agentes de cambio”, sostiene.

Más allá de estas razones, existe consenso en que sería conveniente incluir esta temática en los colegios. A continuación algunos referentes del área explican cómo familiarizarse con el emprendimiento  ayudaría a los escolares a enfrentar la vida de otra manera.

Carolina Rivera

“Emprendimiento para el desarrollo de habilidades”

Desde 2009 Innovacien lleva la innovación a las salas de clases. Carolina Rivera, líder del proyecto, sostiene que incluir el emprendimiento en la malla curricular escolar es relevante si se quiere potenciar el desarrollo de los escolares. “Se tienen que potenciar las nuevas habilidades del siglo XXI en los alumnos. Son herramientas que generalmente no se potencian en los colegios y serán fundamentales para que los jóvenes se enfrenten al mundo del mañana”, explica.

Las habilidades que menciona Rivera tienen relación con el desarrollo de características como la tolerancia al fracaso, la resolución de problemas y el trabajo en equipo, entre otras. “Tenemos que incluir esta temática porque en el fondo estamos sacando al mundo generaciones de estudiantes que no tienen habilidades para poder resolver problemas en el mundo real”, sostiene.

Eduardo Bitran

“Es necesario incorporar estos temas en la enseñanza”

El vicepresidente de Corfo ve la integración del emprendimiento a los colegios como un incentivo para que los escolares opten por carreras profesionales relacionadas con la innovación. “En Chile, y otras partes del mundo como Estados Unidos, hay una declinación en los estudiantes que van tomando carreras tecnológicas, de programación y relacionadas a las ingenierías. Por lo tanto, tenemos la obligación de generar interés en estas materias y eso se logra de muy niños. Es necesario incorporar estos temas en la enseñanza básica y media”, plantea.

Asegura que “no se trata necesariamente de enseñar emprendimiento desde un punto de vista teórico, sino que de generar asignaturas donde los escolares tengan que colectivamente, en equipo, desarrollar proyectos de carácter innovador. Este es el elemento fundamental que genera el interés por la tecnología”.

Fabián Martínez

“Es una herramienta de movilidad social”

El fundador del preuniversitario online Puntaje Nacional y del concurso Aprendo Emprendo es uno de los principales partidarios de que se incluya el emprendimiento como una asignatura más en los colegios. “¿Qué pasa si no entro a la universidad? esa es una pregunta típica que se hacen los alumnos de regiones aisladas y de zonas vulnerables. Trabajando el tema nos dimos cuenta que el emprendimiento es una herramienta de movilidad social. Si ellos tienen el conocimiento y el empujón, podrían cambiar el mundo con sus ideas”, sostiene.

Fabián cuenta que está buscando apoyo en municipalidades y colegios para lograr incorporar el emprendimiento en la malla curricular escolar -tanto nacional como latinoamericana- dentro de los próximos tres años. “El emprendimiento y la innovación abren la mente. Queremos abrirle la mente a los escolares y que despierten todo el potencial que tienen”, defiende.

Ismael Espinoza

“El emprendimiento como un medio y no un fin”

“No queremos que los escolares construyan proyectos y ya. Queremos que se queden con el proceso que eso involucra. El emprendimiento es una herramienta para fortalecer las habilidades blandas de los jóvenes, para que tengan tolerancia al fracaso, trabajen en equipo, planteen soluciones y un sinfín de otras características”, sostiene el coordinador de la Academia del Emprendimiento de la Universidad Mayor.

El especialista, pone énfasis en la relevancia del tema para potenciar habilidades como el liderazgo, la tolerancia al fracaso y el trabajo en equipo. “Creo que sería una buena opción levantar una iniciativa que busque incluir el emprendimiento como una asignatura más. Llevar el emprendimiento a los escolares no significa que los vamos a poner a vender. Es ver el emprendimiento como un medio y no un fin”, aclara.

José Miguel Hirmas

“Hoy en día la educación es demasiado teórica”

“Creemos que hoy en día la educación es demasiado teórica. Desde el emprendimiento creemos que se pueden flexibilizar las clases y llevar al alumno a ser protagonista de su formación”, sostiene el director educacional de Actitud Lab, José Miguel Hirmas.

Para el especialista, uno de los principales beneficios de que se incorpore el emprendimiento a las salas de clases, es que los alumnos aprendan del fracaso. “Nosotros proponemos que el error es una fuente enorme de aprendizaje y hoy en la sociedad hay mucho miedo a equivocarse, nuestra idea es que los escolares tengan tolerancia al fracaso y vean que este es una experiencia más de aprendizaje. Incluirlo formalmente ayudaría a transmitirles que no deben temer a equivocarse”, propone.

Acota que no se trata de convertir a los niños en comerciantes, ya que el objetivo del emprendimiento sería “trabajarlo como un medio y no un fin”.

Olga Alarcón

“Aprendizajes más significativos”

La Fundación Telefónica, según cuenta su gerente, Olga Alarcón, lleva tiempo trabajando con Puntaje Nacional, llevando el emprendimiento a los escolares.

“Somos testigos de que efectivamente los jóvenes desarrollan con el emprendimiento una serie de habilidades que los ayudan a enfrentar el mundo de otra forma”, sostiene.

Alarcón recalca que la integración de esta temática y sus beneficios, también impacta en el desempeño de los alumnos en otras áreas curriculares.

“Como se activan en ellos habilidades como la tolerancia al fracaso y el trabajo en equipo, comienzan a implementar esas habilidades en otras áreas para enfrentar los desafíos que éstas les proponen. Hemos notado que comienzan a tener aprendizajes más significativos gracias el emprendimiento”, asegura.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

FUENTE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar