Un imperativo para la productividad

10 Agosto, 2016 / Artículos

Actualmente, el conocimiento científico es un elemento clave para el crecimiento económico sostenible. Gran parte de las ventajas competitivas que ostentan los países proviene del desarrollo de esta disciplina convertida en tecnología e innovación, potenciando la creación de nuevos productos y servicios.

Pero, al parecer, Chile no está al tanto. Según la Unesco, la inversión en investigación, desarrollo e innovación en nuestro país representa el 0,36% del PIB, porcentaje bastante bajo en comparación con otros países como Argentina, Uruguay, México y Brasil. Por su parte, el número de artículos científicos realizados en Chile va en aumento, pero no pasa lo mismo con la transferencia tecnológica o del conocimiento que finalmente se transforma en un producto o patente. Por ejemplo, entre 2003 y 2013, solo 41 patentes en Chile utilizaron artículos científicos locales, mientras que EEUU los utilizó en 101 patentes, Alemania en 61, Francia en 37, Inglaterra en 33, y podemos seguir.

¿Qué está pasando? A pesar del bajo financiamiento, la ciencia chilena está generando conocimiento con gran aporte a la innovación, pero con una limitada capacidad del sector productivo para protegerla y hacerla suya. Chile no está aprovechando sus propios conocimientos y tecnologías, más bien está haciendo que otros los utilicen, lo que nos obliga a encontrar la manera de fortalecer los mecanismos y componentes para un mejor provecho del conocimiento científico local.

La creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología es uno de los próximos proyectos del Gobierno que espera potenciar la productividad y el emprendimiento en el país, esperando ordenar el ecosistema de investigación, desarrollo e innovación en Chile que derive en un aporte a las industrias locales. Sin embargo, si queremos realizar cambios con miras a un mejor futuro, debemos comenzar por aumentar el porcentaje de inversión en investigación y desarrollo, además de preparar al capital humano especializado para que soporte esta estrategia.

Como sostiene la OCDE, la productividad consiste en trabajar de forma más inteligente y para eso es necesario efectuar el tránsito de la investigación y desarrollo a la innovación empresarial, un reto que en la actualidad se ha vuelto un imperativo para avanzar.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

FUENTE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Etiquetas:, , ,

Te puede interesar