Una cultura de alta confianza es la base para la innovación

13 Julio, 2017 / Artículos

Datos del Ministerio de Economía dejan en evidencia que las pymes generan el 40,6% del empleo a nivel nacional. Se trata de empresas que, para mantenerse competitivas, dependen de su habilidad para adaptarse a los cambios e innovar en el desarrollo de nuevos productos y servicios.

José Antonio Yazigi, director de Great Place to Work Chile, señala que, al igual que un edificio necesita cimientos sólidos, las organizaciones deben contar con una cultura organizacional basada en la confianza si quieren alcanzar esa capacidad de innovación.

“Cuando hablamos de una cultura de alta confianza hacemos referencia a relaciones entre empleados y jefaturas que estén basadas en la credibilidad, el respeto y la imparcialidad en el actuar”, explica.

Desde la experiencia de Great Place to Work, esto fomenta la productividad, pues en una empresa donde la cultura está basada en la confianza los errores son tomados como una oportunidad de aprendizaje.

“Algo que caracteriza a las organizaciones innovadoras es que son capaces de hacer del aprendizaje una forma de vida. En las empresas donde los empleados son castigados por sus errores no surge la innovación, ya que las personas no se atreven a dar sus opiniones o sugerencias. En cambio, en las organizaciones donde el error es aceptado, hay un mundo de posibilidades y la gente se siente incentivada a aportar con sus ideas. Muchos de los productos más exitosos han surgido de un error y su respectivo aprendizaje. De otra forma, nunca hubieran podido existir”, destaca.

Un segundo punto esencial para ser una organización innovadora es estar atentos a las ideas y sugerencias del capital humano. José Antonio Yazigi dice que no basta con darse el tiempo de escucharlas, sino que es necesario evaluar si las mismas pueden ser llevadas a la práctica. De esa forma los colaboradores sentirán que sus decisiones afectan de manera positiva a la empresa.

“Nunca se sabe de dónde van a venir las mejores ideas o las soluciones a los problemas. Existen casos en los que las principales iniciativas que han cambiado el rumbo de algunas organizaciones, han nacido de la última línea de la pirámide organizacional”, explica.

En base a lo anterior, y por muy básico que parezca, el buzón de ideas es una forma de transmitir este mensaje. Ahora bien, hay que tener cuidado con usar el buzón “de adorno”. El experto asegura que los trabajadores se dan cuenta cuando las iniciativas no son más que algo cosmético, y que ello puede provocar un declive en la confianza.

Finalmente está el reconocimiento; es decir, premiar las actitudes de los trabajadores que tienen un impacto positivo al interior de la empresa. De esa forma, la gente no tendrá miedo a pensar y generar ideas. Asimismo, sabrán que no está mal errar en la medida en que se aprenda de los errores.

Importancia de los liderazgos

Para el director de Great Place to Work Chile, los líderes son justamente los encargados de crear los cimientos para que una organización pueda surgir. Según él, el tiempo que un líder dedique a escuchar, reconocer e involucrar a las personas en las decisiones que impacten el negocio es el tiempo mejor invertido en el futuro de su empresa. José Antonio Yazigi considera que son ellos los llamados a actuar y fomentar dichas prácticas.

“Está demostrado que existe una correlación positiva entre clima laboral y los resultados del negocio. Un buen líder aumenta los niveles de confianza y por ende la rentabilidad del negocio”, destaca.

Según José Antonio Yazigi, esto tiene un impacto mayor en las pymes, ya que, en una empresa pequeña la capacidad de innovar puede significar el éxito o el fracaso e, incluso, dejar de existir.

Otro aspecto también relacionado con el éxito está vinculado al tamaño de la fuerza laboral: al tratarse de equipos pequeños, en una pyme es mucho más notorio si uno de los integrantes no está alineado con los objetivos de la organización o si el líder no genera confianza.

“Para ser exitosa e innovadora, una empresa no requiere de grandes sumas de dinero, sino de líderes que generen credibilidad en los trabajadores, así como de las ideas que estos puedan aportar a la institución”, recalca.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

 

FUENTE

 

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar