Una fusión que revolucionará el futuro

1 Marzo, 2017 / Artículos
fernando fischmann

When Worlds Collide (Cuando los Mundos Chocan), película de ciencia ficción producida en 1951, describió un panorama un tanto sombrío del futuro de la humanidad en la Tierra. Sin embargo, las perspectivas de una realidad fusionada, en la que el mundo físico y el digital colisionan, no podrían ser más prometedoras. Cuando se fusionan los mundos virtual y real, las posibilidades son infinitas. Al eliminar los filtros y las limitaciones, la blended reality (realidad híbrida), permite que la expresión se manifieste a la velocidad del pensamiento para enriquecer las experiencias e inspirar nuevas tecnologías.Si ponemos como ejemplo el sector salud, la blended reality tiene implicaciones importantes en una atención más personalizada, en la prevención y el tratamiento, haciendo converger la biología humana, el contexto del mundo real y los avances tecnológicos.

La salud digital combinará datos en tiempo real, inteligencia artificial, tecnología wearable y un mayor poder de cómputo para proporcionar una atención más omnipresente, tiempos más rápidos de producción de medicamentos, así como tratamientos contextuales y personalizados. Con el aumento de la potencia tecnológica y el monitoreo continuo de los pacientes, la siguiente ola de soluciones digitales de salud nos podrían llevar de la prevención a la erradicación.

Fuera de las implicaciones que pueda tener para una industria en particular, la blended reality tiene el potencial de reconformar la vida cotidiana y, lo que es más importante, abordar las mega tendencias que afectan el cambio económico, demográfico y social a nivel global: la rápida urbanización, la demografía cambiante, la híperglobalización y la innovación acelerada.

En el mundo de rápida evolución en el que vivimos, están surgiendo soluciones que respaldan estas mega tendencias globales y que incorporan dimensiones de blended reality en el desarrollo de la tecnología. Incluyendo la transformación de la tercera dimensión (3D), el Internet de las Cosas (IoT), la inteligencia artificial, la microfluídica -campo de la ciencia y tecnología que permite el control y análisis de los fluidos a muy pequeña escala- y la hípermobilidad.

Rápida Urbanización

Las personas se están mudando a las ciudades de forma masiva. Para 2025, en menos de 10 años, cinco mil millones de personas vivirán en las ciudades. Hace veinticinco años, el mundo tenía diez mega ciudades que se definen como aquéllas en las que habitan 10 millones de personas o más. Para 2030, habrá más de 40 mega ciudades. La mayoría de ellas se encontrarán en China e India, e incluso algunas en África, con muchas menos en los mercados maduros de Norteamérica, Europa Occidental y Australia. Para 2025, la urbanización introducirá 1.8 billones de consumidores a la economía mundial; 95% de ellos en mercados emergentes, donde se espera que gasten 30 trillones de dólares en 2030, es decir, un aumento de 12 trillones en comparación con 2010.

Pero, los números no lo dicen todo. La urbanización no sólo está impulsando el crecimiento económico, sino que también está transformando los comportamientos de compra y del consumo de productos y servicios. Será imperativo cambiar del mundo en segunda dimensión (2D) en el que ahora trabajamos usando monitores, teléfonos inteligentes y tabletas, a uno que se integre con la tercera dimensión (3D). Con las capacidades de impresión 3D del futuro, las ciudades podrán responder a las necesidades crecientes y cambiantes de sus residentes; al imprimir bajo demanda cualquier cosa que se necesite para construcción, entretenimiento, compras, educación, incluso nuevos tipos de productos alimenticios y más, en lugar de depender de la cadena de suministro física. Mediante el uso de 3D, se pueden rediseñar ensambles complejos en una sola pieza para simplificar la producción. Además, 3D contribuye a la sostenibilidad al imprimir únicamente las partes que se necesitan bajo demanda, reutilizando materiales y reduciendo el consumo de energía al simplificar la fabricación.

Demografía Cambiante

En 30 años, la demografía más grande estará constituida por personas de más de 50 años de edad, y sus expectativas conformarán el cambio tecnológico futuro. Además, la siguiente generación, la Z, habrá crecido siempre conectada y con un teléfono inteligente constantemente en la mano.

Conforme los Millennials y la Generación Z crecen y viven más años, también aumentarán sus expectativas sobre lo que la tecnología puede hacer para facilitar y enriquecer sus estilos de vida en la edad avanzada. Aquí es donde la microfluídica tendrá un impacto considerable en muchos sectores del mercado, principalmente en el de la salud. El campo de la microfluídica se encuentra en el punto donde convergen la ingeniería, la física, la química, la ciencia material y la biología.

Nos trasladaremos de un mundo en el que los sistemas están centralizados -donde efectuar pruebas es un proceso muy caro y lento- a uno de diagnósticos globales, en el que las cosas se logran a bajo costo y el poder se pone en manos de los individuos.

Híperglobalización

Híperglobalización significa que el mundo estará cada vez más interconectado, dando lugar a plataformas y ecosistemas digitales. Permite que las compañías recién constituidas crezcan a un ritmo sin precedentes y compitan en un escenario global con las multinacionales ya establecidas.

La disrupción se ha convertido en una constante y lo está viviendo cualquiera en cualquier lugar. La interconexión global también significa que las compañías hacen cada vez más negocios con países que están fuera de sus mercados centrales a un ritmo vertiginoso. Esto gracias al desarrollo tecnológico en donde los productos están ahora disponibles a escala global.

El Internet de las Cosas (IoT), posibilitará el mundo híperconectado y tendrá un profundo efecto en la manera en la que vivimos y en la forma en que dirigimos nuestros negocios. Los productos y los empaques integrados por patrones, tales como las marcas de agua 3D, harán posible darles seguimiento a objetos físicos a través de la cadena de suministro para su uso en el mundo real. Al monitorear su estado, captando datos y enviando esta información a través de redes IP a varias aplicaciones, los objetos físicos tendrán mayor funcionalidad haciendo que los productos y las partes puedan mejorarse y afinarse en base a su uso real.

La computación evolucionará para formar parte de la experiencia humana y será tan natural como respirar, desvaneciéndose así dentro de un estado de blended reality. Lo anterior lo vemos hoy en la tecnología médica wearable y en la agricultura, con el tractor conectado en red que es capaz de analizar el suelo y adaptar la cantidad de nutrientes en el lugar y momento adecuado. Cuando la tecnología se desvanece dentro del contexto para resolver necesidades humanas, se convierte en blended reality.

Innovación Acelerada

Los consumidores son bombardeados constantemente con tecnología más veloz, más barata y más poderosa. Sin embargo, es fácil olvidar que el ritmo rápido del cambio tecnológico se debe a que las tecnologías digitales siguen una trayectoria exponencial en lugar de una lineal. En los años futuros, las tabletas y los teléfonos inteligentes de hoy no solo serán diez veces más poderosos, sino mil millones de veces más poderosos.

Pero el poder no será suficiente, ya que la inteligencia se está convirtiendo en el punto de referencia para los avances tecnológicos. Cada vez más, la ciencia material, las interfaces de máquinas, la analítica, la eficiencia y la accesibilidad, definirán los productos innovadores del mañana.

Lo anterior dará como resultado la automatización masiva de las labores, la fabricación y nuestra fuerza de trabajo. La trayectoria de la automatización del trabajo manual continúa con la adopción de robots y servicios en las industrias. No sólo se están automatizando las tareas manuales; la inteligencia artificial y la robótica se están aplicando en empleos de alto nivel cognitivo, desde diagnósticos de salud, hasta la industria editorial y publicitaria e incluso, las decisiones de inversión tomadas por las altas direcciones empresariales. Las posibilidades son infinitas para un mundo habilitado por el hombre sumado a la máquina.

Evidentemente nuestros dos mundos: el físico y el digital, se están colisionando, creando experiencias nuevas y enriquecedoras para las personas en el hogar, el trabajo o en constante movimiento. Al aprovechar una serie de tecnologías emergentes, los innovadores de todo el mundo están encontrando formas para hacer que nuestras vidas sean más completas y productivas.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

FUENTE

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Te puede interesar