Emprender por elección

10 Octubre, 2019 / Artículos

“Los grandes hombres tienen voluntad, mientras que los mediocres solo deseos”. Este proverbio chino creo refleja muy bien el espíritu del empresario Pyme.

Muchas personas asalariadas tienen el secreto deseo de independizarse pero pocas son las que dejan la comodidad (en ocasiones no tan cómodo) de un sueldo fijo por la incertidumbre de un emprendimiento. En todo caso seamos realistas, gran parte de las personas que desarrolla una actividad empresarial no lo hacen por la idea romántica de emprender, sino que, en términos coloquiales, “porque no le queda otra”.

Sin perjuicio de lo anterior, hoy en día en nuestra sociedad uno de los valores que más se busca y premia es el de “ser emprendedor”. Pero: ¿El emprendimiento será algo que llevamos en la sangre? ¿Existirá una especie de gen del emprendimiento? Existen personas con una tendencia a probar cosas nuevas y otras a buscar una vida más estable, pero muchos se niegan a creer que estamos determinados en este sentido. Si existen condiciones que favorecen la gestación de proyectos nuevos y ambientes que al contrario no general dicha instancia. No es casualidad que en Sillicon Valley exista un museo del emprendimiento.

¿Qué es emprender? Según la RAE es “acometer y comenzar una obra, un negocio, especialmente si encierra dificultad”. Creo que difícilmente se podría ser más preciso al hablar de las vicisitudes que debe sortear el pequeño y mediano empresario.

El peligro siempre estará presente. Si no existiera riesgo no sería negocio. La idea es reducir al máximo dicha contingencia incierta de ganancia o pérdida. Como en todas las cosas, el empresario Pyme aprende a través de la prueba y error. Crean un emprendimiento, les va mal y en el próximo proyecto tratan de no cometer los mismos errores.

¿Cómo aumentar las probabilidades de éxito? Con información. Una de las cosas que más me sorprende de la mayoría de los pequeños empresarios es la falta de información con que se desenvuelven. ¿Por qué tener que equivocarse si uno puede aprender de la experiencia de otro? No es lo mismo, pero es un gran punto de partida.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

Economía Global

Share

Te puede interesar